Música creada por IA – Derechos de autor

El arte y la inteligencia artificial han entrelazado sus caminos en una fascinante convergencia. La llegada de la Inteligencia Artificial (IA) al ámbito artístico ha generado un debate donde se desafían las fronteras de la creatividad humana y se redefine la manera en que concebimos, creamos y experimentamos el arte. Parte de esta relación entre la IA y el arte se ve reflejado en casos cada vez más interesantes que producen cuestionamientos jurídicos encaminados a la compresión y adaptación de la normativa vigente que protege el Derecho de Autor con la evolución de la tecnología.  

Uno de estos casos es el de Pedro Suárez Vértiz y su regreso al espectáculo después de 12 años gracias a la IA. El cantante peruano había dejado el espectáculo en el año 2007 por un síndrome neuromuscular bulbar que complicaba su canto y comunicación1. Sin embargo, el 12 de octubre de 2023 el artista reapareció con una canción con características peculiares ya que fue generada a través de IA y de una campaña con el apoyo de la empresa productora del yogurt Yoleit; en la cual, usaron la inteligencia artificial para recrear la voz del artista y unirla a la música tocada por su banda, dinámica que fue consentida por el artista.  

Por otro lado, situaciones como el desconforme del artista Bad Bunny frente a la creación de una canción que emula su voz a través de inteligencia artificial (FlowGPT)2 nos muestra que esta dinámica puede ser un beneficio para algunos artistas y un dolor de cabeza para otros.  

Las concepciones jurídicas pueden ser variadas, desde una perspectiva internacional se han planteado dos aristas.  

  • La primera sería el negar la protección de derechos de autor frente a obras generadas por computadores. La Unión Europea se ha referido a este tipo de temas como es el caso C-5/08, Infopaq International A/S c. Danske Dagblades Forening donde determina que la creación intelectual propia del autor debe originarse de un ser humano para que pueda protegerse por el derecho de autor en concordancia con la Directiva (UE) 2019/790 del Parlamento Europeo y del Consejo.  
  • La segunda se basa en atribuir la autoría al creador del programa. En el sistema jurídico británico en su Ley de Derecho de Autor, Diseños y Patentes (art. 9.3) se determina que, si una obra literaria, dramática, musical o artística es generada por una computadora, se considera que el autor es quien hizo los arreglos para la creación de la obra3 tomando en cuenta que se entenderá a una obra creada por computadora cuando ha incurrido en circunstancias que no permiten la existencia de un autor humano. Es así como se presenta una excepción a las reglas de derechos de autor establecidas y se da un reconocimiento al creador del programa.  

Desde la legislación ecuatoriana, el Código Orgánico de la Economía Social de los Conocimientos y su reglamento no regulan los Derechos de Autor con respecto a las obras creadas a través de IA y se centran en modelos de obras tradicionales donde el factor predominante para el origen ya la protección de estos derechos es que provengan de un ser humano. Por lo tanto, es fundamental considerar y analizar la realidad en la que nos desarrollamos con respecto a los avances de la IA y así enfrentar situaciones en auge que generan efectos jurídicos y podrían vulnerar derechos personales dentro de nuestra legislación o, en su defecto, la evolución y uso cada vez más habitual de estas nuevas tecnologías podría ocasionar que las normas actualmente vigentes deban ser replanteadas a las realidades que este fenómeno pudiere generar en el ámbito artístico en un corto tiempo.  

Abrir chat
BACLAW / Somos tu aliado legal
Buenas tardes, le saludamos de Barrera Andrade Abogados & Consultores BACLAW.

Podría ayudarme con los siguientes datos:
*Nombre
*Correo Electrónico
*Descripción corta de su requerimiento
*Ciudad de donde nos contacta

En breve nuestro equipo se contactará con usted.

Horario de atención:
LUNES A VIERNES
9H00 A 17H00